Tecnología Hecha Palabra > Sociedad > Sociología y comunicación >
Rating: Rating: 4.0 - Votos: 1
20/04/2013
Caída del crimen en New York, un misterio sin resolver
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

Algo dramático ha sucedido en Nueva York: la tasa de criminalidad ha caído de forma estrepitosa, lo que la ha convertido en una ciudad -donde el crimen una vez fue de proporciones épicas -de las más seguras de América.

En los últimos 15 años, algo dramático ha sucedido en Nueva York: la tasa de criminalidad ha caído de forma estrepitosa, lo que la ha convertido en una ciudad -donde el crimen una vez fue de proporciones épicas -de las más seguras de América.
 
Pero, ¿cómo logró New York convertirse en una ciudad segura?, este es ahora un asunto de mucha controversia, con teorías o explicaciones populares que van desde la existencia de una policia más agresiva, el aborto legal, el uso de la pintura con plomo, y tal vez con la ayuda de programas de computadora para la prevención del delito. Sin embargo,  David Greenberg, un sociólogo de la Universidad de Nueva York, cree que ninguna de las teorías puede explicar el hecho por su cuenta. Podría ser todo o nada de lo anterior, dijo.
 
También podría ser que la civilización occidental es cada vez más civilizada y menos violenta, y que finalmente ello se proyecta en las estadísticas, incluso aun con asesinatos masivos recientes en los Estados Unidos.
 
Las tasas de criminalidad han disminuido en la mayor parte del mundo occidental, así como en las ciudades más americanas, pero lo que ha ocurrido en Nueva York, con una población de 8 millones, es extraordinario. La tasa de delitos violentos comenzaron a disminuir en la década de 1980, antes de saltar en la década de 1990 cuando el crack llegó a las calles en muchas ciudades. Luego el crimen se hundió y no ha dejado de hacerlo.
 
En 1990, hubo 2.245 asesinatos en la ciudad. El año pasado la cifra fue de 414 muertes violentas, la más baja desde que la policía comenzó a llevar registros confiables.
 
En un día memorable, el 26 de noviembre de 2012, no hubo ni un solo asesinato, apuñalado o dispararo reportado en la ciudad más grande de la nación, posiblemente, la única vez que ocurrió desde que Nueva York era una colonia holandesa pequeña.


 
"El análisis por homicidios mostró que las tasas cayeron en cada distrito electoral, aunque más en unos que en otros", escribió Greenberg en un artículo publicado en "Quarterly Justice" acerca de la tendencia actual. Lo mismo es cierto para otros delitos violentos, incluyendo robos y asaltos.
 
Greenberg dijo que los expertos suelen ofrecer dos explicaciones comunes. Una de ellas es que en 1994 el Departamento de Policía de Nueva York instaló CompStat, un programa informático que realiza un seguimiento del delito y permite a los departamentos de policía manejar mejor a su personal.
 
Otro es la teoría de las "ventanas rotas": la policía aplica rigurosamente la ley en los delitos menores en un intento de cambiar la cultura. En esencia, el departamento de policía cree que tomar medidas enérgicas contra los delitos desde la prostitución hasta la mendicidad y el ruido excesivo podría ayudar a suprimir delitos mayores. De cualquier manera, la policía de Nueva York se ha tomado el crédito de la baja en el crimen.
 
Para CompStat, la tasa de criminalidad ya había comenzado caer cuando el software se instaló. Greenberg dijo que también fracasaron en encontrar una relación causal entre el aumento de cargos por delitos menores y la tasa de criminalidad en general.
 
Otras teorías también han sido propuestas. Steven Levitt y Dubner Steven, en el libro "Freakonomics", propuso que el aumento de abortos legales fue un factor. Hubo menos hombres jóvenes, el sector demográfico más responsables del crimen.
 
Malcolm Gladwell, en el libro "The Tipping Point", dijo que la mayor actividad de la policía fue sólo el último factor que puso fin a una epidemia ya iba disminuyendo. Ambas teorías son muy controvertidas.
 
Otra teoría atribuye la baja del crimen a la eliminación del plomo de la gasolina y la pintura. El plomo causa daños cerebrales y podría ser responsable de alguna actividad criminal por lo que cuando el plomo fue eliminado de la gasolina y la pintura, menos niños se vieron afectados.
 
Pero Greenberg dijo que la evidencia para apoyar todas estas teorías es débil.
 
Entonces, ¿cuál es la respuesta?
 
Sorprendentemente, algunos sociólogos piensan que sencillamente la civilización es ahora menos violenta y más civilizada, aseguró Greenberg.
 
Esta teoría fue propuesta por primera vez por el sociólogo alemán Norbert Elias en su libro "El proceso de civilización". Elias escribió que la violencia interpersonal había estado en decadencia desde la Edad Media, una declaración que los historiadores la aceptan ahora.
 
Elías dijo que los monarcas divinos, como Luis XIV de Francia, su valor fue más medido por su capacidad de bromas ingeniosas que por sus costumbres de la espada. Esta tendencia se extendió a la más civilizada clase media europea y, finalmente, en el siglo XIX, a las clases trabajadoras.
 
La disminución también podría deberse en parte a la inmigración a la ciudad, la afluencia de personas que pueden estar especialmente motivadas para evitar problemas legales, especialmente si son indocumentados o porque están decididos a hacer una buena vida para sí mismos, dijo Greenberg.
 
Entonces, ¿qué causó la caída?
 
"No lo sé", dijo Greenberg.
 
Andrew Karmen, sociólogo de la Universidad John Jay de Justicia Criminal en Nueva York estuvo de acuerdo.
 
"La gente y las organizaciones se atribuyen y piensan que saben la razón de la caída de la delincuencia, pero la evidencia es insuficiente", dijo Karmen.
 
El Crimen también bajó en todo Estados Unidos y en Europa, donde nadie siguió la táctica del NYPD, dijo Karmen, quien escribió un libro sobre el tema, "New York Murder Mystery:. La verdadera historia detrás del accidente del Delito de la década de 1990″
 
Karmen está de acuerdo en que el flujo de la inmigración podría ser una razón, con la población "refrescante" regularmente de la ciudad. Otra posibilidad, frecuentemente ignorada, es que Nueva York es una ciudad universitaria. La Universidad de la Ciudad de Nueva York matricula a más de 250.000 estudiantes universitarios y son una importante -y en general pacífica proporción de población joven.
 
Karmen dijo que la resolución del misterio es importante.
 
"Si no sabemos por qué la tasa de criminalidad se redujo, no sabremos qué hacer cuando vuelve a subir", dijo Karmen.
 
Autor del artículo: Joel Shurkin
 
Joel Shurkin es un escritor independiente que vive en Baltimore. Es autor de nueve libros sobre la ciencia y la historia de la ciencia, y ha sido profesor de periodismo científico en la Universidad de Stanford, UC Santa Cruz y la Universidad de Alaska Fairbanks.
 
fuente: INSIDE SCIENCE

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

FUENTE

universitam.com
z-Universitam



Comentarios
0 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Sociedad > Sociología y comunicación > Ir al principio  




ENCUESTA
La conexión de internet en mi hogar se cae...
  
  
  
  
  
  
Ver resultados
Yolk Visual









CAVEDATOS
Ayuda al Paciente Oncológico
TuComiquita.com
Home | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2019 Tschernig' Desarrollado por: