Tecnología Hecha Palabra > Salud > Especialidades médicas >
Rating: Rating: 5.0 - Votos: 8
19/11/2018
Gastritis: síntomas y tratamiento
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

La gastritis es una inflamación del revestimiento protector del estómago.

La gastritis aguda involucra una inflamación súbita, que puede ser mediana o severa. La gastritis crónica implica una inflamación a largo plazo que puede durar años si no se trata.

La gastritis erosiva es una forma mucho menos común de la enfermedad. Por lo general, no causa mucha inflamación, pero puede provocar sangrado y úlceras en el revestimiento del estómago.


Los síntomas

Los síntomas más comunes de la gastritis son
• malestar o dolor abdominal,
• eructos y otros signos de flatulencia,
• distensión abdominal,
• pérdida de apetito,
• náuseas,
• vómitos y / o
• sensación de sensación de saciedad o de ardor en la parte superior del abdomen.

Otros síntomas posibles:
• Indigestión
• Palidez
• Sudoración o transpiración
• Movimientos intestinales irregulares
• Falta de aliento
• Aumento de la frecuencia cardíaca.
• Hemorragia interna

Siempre es recomendable la consulta con su médico, pero esto es especialmente necesario e importante si los síntomas incluyen vómitos persistentes con sangre, diarrea y sangrado rectal.

En cuanto a identificar síntomas como los descritos antes y 'auto diagnosticarse', o, incluso (nada recomendable), automedicarse, debe tomar en cuenta que hay afecciones que causan síntomas similares, entre ellas el síndrome del intestino irritable. Otras posibilidades son la enfermedad intestinal crónica o el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.

El estrés y la gastritis

Se habla mucho del estrés como causante de la gastritis. En cuanto a este punto, no hay absoluto consenso en la comunidad médica. Si sabemos que la salud mental puede acelerar o empeorar su dolor de gastritis (y muchos otros problemas de salud), especialmente la de gastritis aguda (*), pero aún no poseemos evidencia médica suficiente que demuestre que el estrés es el responsable directo de la gastritis crónica, o de la gastritis que persiste años.
Si sabemos que las preocupaciones, el mal genio y la sobreexcitación pueden aumentar la secreción ácida del estómago, y esto puede aumentar el dolor agudo en la parte superior del abdomen que ocurre durante la gastritis aguda (gastritis que dura un período corto de menos de unas pocas semanas o días), por lo tanto, es muy recomendable encontrar métodos de relajación y evitar excitación, especialmente la conducente a stress negativo.

En todo caso, el tratamiento inicial para la gastritis nerviosa es similar al tratamiento de otros tipos de gastritis. La diferencia en el tiempo es que también hay un componente psicológico. Desde el punto de vista físico, lo mejor que puede hacer es comer una dieta saludable. Además, debe descansar lo suficiente, lo que significa al menos seis a ocho horas de sueño al día.

Desde el punto de vista emocional, es una buena idea ir a la terapia antes que cualquier otra cosa. De esa manera podrá identificar la verdadera causa. A veces es simplemente un problema de una sola vez que aún no has identificado. Pero otras veces, el problema se profundiza y se puede trabajar con una buena terapia regular.

Si recomendamos el ejercicio y el uso de técnicas de relajación, si piensa que tiene gastritis inducida por estrés. Estos pasos ayudan tanto física como emocionalmente. Ayudan a regular la digestión y relajan los músculos, además de oxigenar el cerebro y nos ayudan a encontrar el equilibrio mental.

Lo importante es que estas medidas se tomen a tiempo. Cuando espera demasiado, un problema de salud relativamente simple puede volverse crónico y desencadenar todo tipo de complicaciones.

Cuanto dura

Aunque los síntomas de la gastritis pueden persistir durante meses, incluso repetirse periódicamente por años (especialmente cuando es producto de bacterias), todas las molestias pueden ser aliviadas y controladas con el apropiado tratamiento médico. Lo cierto es que, la mayoría de las personas con gastritis mejoran rápidamente cuando que el tratamiento ha comenzado y, una vez que el problema subyacente desaparece, la gastritis también suele desaparecer.

En cuanto a identificar síntomas como los descritos antes y 'auto diagnosticarse', o, incluso (nada recomendable), automedicarse, debe tomar en cuenta que hay afecciones que causan síntomas similares, entre ellas el síndrome del intestino irritable. Otras posibilidades son la enfermedad intestinal crónica o el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.

También hay afecciones, menos comunes que la gastritis o el síndrome del intestino irritable, como la diverticulitis, la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn (que también incluye síntomas como diarrea persistente y sangrado rectal). Al final de este trabajo anotamos los síntomas principales de algunas, pero lo absolutamente recomendable es consultar con un médico, el sabrá descartar, a veces con un sencillo interrogatorio y auscultando y tocando al paciente en las áreas apropiadas, lo que no es e identificar la enfermedad con bastante precisión inicial.

Recuerde que debe hablar con su médico antes de interrumpir cualquier medicamento o comenzar un tratamiento de gastritis por su cuenta.

Pruebas médicas adicionales

Después de la consulta inicial con el médico, es recomendable continuar identificando si hay condiciones específicas especiales que causan los síntomas o que los empeoran, mediante una o más de las siguientes pruebas médicas:

• Análisis de sangre
El médico puede verificar su recuento de glóbulos rojos para ver si tiene anemia (que no tiene suficientes glóbulos rojos), que puede ser provocada por casos extremos de enfermedades estomacales con sangrado del estómago. Si tiene anemia, su médico revisará sus niveles de hierro y ferritina (la ferritina es una proteína que almacena hierro). Si tiene anemia por deficiencia de hierro, su médico querrá verificar si hay sangrado estomacal.
Su médico también puede revisar los análisis de sangre para detectar anemia perniciosa, incluyendo en  nivel de vitamina B12. En la anemia perniciosa, las células del sistema inmunitario atacan las células del estómago que permiten que la vitamina B12 se absorba de los alimentos. Eso causa que los niveles de vitamina B12 sean bajos.

• Pruebas de heces
Esta prueba revisa la presencia de sangre en las heces, un claro signo de sangrado gastrointestinal. También se puede usar una muestra de heces para detectar Helicobacter pylori.

• Test de respiración
Después de beber un líquido o de tragar una cápsula, se examina su aliento exhalado para ver si hay Helicobacter pylori en el estómago.

En casos extremos (síntomas que incluyen sangre en las heces o vómitos), los médicos pueden considerar una endoscopia digestiva alta.
En este procedimiento un gastroenterólogo facilita un endoscopio, un tubo delgado que contiene una cámara diminuta, a través de la boca (u ocasionalmente la nariz). El endoscopio le permite al médico mirar hacia abajo en su estómago para examinar el revestimiento del estómago. El médico revisará la inflamación y puede extraer una pequeña muestra de tejido para realizar pruebas. Este procedimiento para extraer una muestra de tejido se llama biopsia.

Medicina para la gastritis

El médico puede recetar medicamentos como los siguientes en el tratamiento de la gastritis:

• Simeticona
La simeticona es un medicamento de venta libre (OTC) que trata los síntomas de los gases, cuyos síntomas pueden incluir presión dolorosa, plenitud y distensión abdominal. El medicamento se encuentra en la clase de fármacos antiflatulentos. Funciona cambiando la tensión superficial de las burbujas de gas en el estómago y los intestinos.

• Omeprazol y pantoprazol
El omeprazol y el pantoprazol son inhibidores de la bomba de protones, son como los bloqueadores H2, pero más fuertes. Incluyen omeprazol y pantoprazol.

• Antiácidos
Antiácidos, como Alka-Seltzer, Maalox, Mylanta, Rolaids, Sal de Uvas (ENO, Picot), Riopan Tums, PeptoBismol, etc.
Reducir la cantidad de ácido en el estómago. a Muchas marcas utilizan diferentes combinaciones de tres sales básicas: magnesio, aluminio y calcio, junto con iones de hidróxido o bicarbonato para neutralizar el ácido estomacal. No todos los antiácidos contienen los mismos principios activos o se suministran de distintas maneras (pastillas efervescentes, jarabes, píldoras, etc.) y de acuerdo a las particularidades de cada paciente, el médico podría preferir alguno sobre otro.

• Antibióticos (siempre seguir las indicaciones del médico)
El tratamiento contra el Helicobacter Pylori usualmente combina antibióticos con medicamentos reductores de ácido, como los inhibidores de la bomba de protones.

Algunas recomendaciones para el manejo inicial de un ataque de gastritis son:
• Sostenga un ayuno durante 24 horas a partir del ataque de gastritis. Al día siguiente, comience a comer comidas pequeñas que consistan en alimentos blandos como el arroz, las tostadas, las verduras cocidas y la compota de manzana, que no deben irritar el estómago.
• Evite todos los productos que contengan antiinflamatorios. Ciertos medicamentos para el alivio del dolor u otros productos (como algunos remedios para el resfriado) que contienen aspirina, ibuprofeno, naproxeno u otros AINE, los cuales pueden ser muy agresivos para el estómago.
• Es importante beber agua, por un lado, y, por otro, evitar bebidas alcohólicas, gaseosas, ácidas o potencialmente irritantes.
• Deje de fumar y absténgase del alcohol y la cafeína durante el tiempo que tenga síntomas.
• Tome antiácidos sin receta o paracetamol para el dolor de estómago. Siga las instrucciones de su médico o las instrucciones de la etiqueta.

Además de los medicamentos y las ligeras recomendaciones anotadas antes, puede considerar acciones como las enumeradas a continuación, que pueden resultar de alivio para algunas personas, en especial en caso de flatulencia:

1. Beber un vaso de agua lentamente.
El agua potable hace dos cosas, dice la Dra. Jamin Wakim-Fleming (Cleveland Clinic), puede ayudar a mover los alimentos que causan gases en su sistema a través del proceso digestivo, y hace que sea más difícil que sus intestinos se contraigan de manera que le produzca gases. De manera natural los intestinos se contraen para mover los alimentos, pero, si se contraen con demasiada fuerza o durante demasiado tiempo, eso puede provocar o exacerbar el gas.

2. Trate de dejar de tragar tanto aire (¡en serio!).
Tomar un poco de agua puede ser contraproducente si lo haces de una manera que solo conduzca a más gas. Hasta que el dolor disminuya, evite los hábitos que pueden llevar a tragar aire, como tomar grandes tragos de agua a la vez, usar pitillos, tomar bebidas gaseosas, chupar la comida demasiado rápido, hablar mucho mientras come y masticar chicle, nos recuerda la Dra. Wakim-Fleming.
Aunque nuestra intención no es absorber un montón de oxígeno por las vías digestivas, hábitos como los anotados causan la ingestión de aire. Cuando esto causa gas, generalmente es mediante eructos, ya que el aire vuelve a subir antes de que pueda llegar hasta el estómago.

3. Trate de levantarse y caminar.
El ejercicio no solo es bueno para su salud en general, sino que también puede ayudar a eliminar los gases dolorosos y la hinchazón. Si bien una carrera de ocho kilómetros probablemente no es lo primero en su lista de tareas pendientes cuando sufre dolor abdominal, probablemente si puede aguantar una caminata rápida u otro movimiento suave, eso puede hacer una gran diferencia para aliviar los gases.
"El ejercicio también ayuda a ejercitar los intestinos", explica la Dra. Wakim-Fleming. Los expertos no saben exactamente por qué el ejercicio ayuda a mover el gas, pero algo sobre la actividad física ayuda a aumentar la actividad muscular de sus intestinos (razón por la cual también se recomienda el ejercicio para el estreñimiento), anota el médico Ashkan Farhadi, gastroenterólogo del Centro Médico Memorial Coast de Orange Coast y director del Proyecto de Enfermedades Digestivas de MemorialCare Medical Group en Fountain Valley, California.

4. Tome en cuenta que los productos lácteos pueden ser los principales culpables.
Si actualmente sufre dolores por gases, recuerde la cantidad de queso, leche y helado que consumió recientemente, incluso si no cree que usted sea intolerante a la lactosa. Puede pasar años sin problemas cuando bebe un café con leche en la mañana, seguido de un sándwich de queso tostado en el almuerzo ... hasta que el problema se manifiesta de repente. A medida que envejecemos, comenzamos a producir menos lactasa, una enzima que descompone la lactosa, el azúcar en los productos lácteos, dice el Dr. Kyle Staller (Massachusetts General Hospital). Esta es una de las causas de la deficiencia de lactasa y la intolerancia a la lactosa. Como las bacterias de nuestro sistema digestivo intentan descomponer la lactosa sin suficiente lactasa para hacer el trabajo, es posible que experimente síntomas molestos como gases más dolorosos de lo normal.
"Muchas personas, incluso las personas jóvenes, tienen síntomas y no sospechan que se trata de productos lácteos", explica el Dr. Staller. Si cree que los productos lácteos están detrás de su gas doloroso, intente eliminar su consumo durante unas semanas (o por lo menos, el resto del día) y vea a dónde lo lleva esta mini dieta.

5. Tomar un poco de aceite de menta o té de menta.
No es solo para respirar, la menta puede actuar como un espasmolítico, lo que significa que puede ayudar a evitar que los intestinos se conviertan en espasmos (lo que aumenta el gas), según el Dr. Staller. Si bien este mecanismo se ha estudiado principalmente con respecto al síndrome del intestino irritable, las contracciones musculares en ese trastorno son las mismas que pueden hacer que el gas se sienta tan mal, de acuerdo con Staller.
Los médicos no están totalmente seguros de si es mejor tomar la menta en forma de cápsula o por medio de algo más estándar como un té de menta, de modo que siéntase libre de probar lo que tenga a mano (pero asegúrese de seguir las instrucciones si lo que toma es aceite de menta en forma de pastillas).

6. Acurrúquese debajo de una manta con una almohadilla térmica en tu abdomen.
Si se sientes mal, es una propuesta fácil de aceptar, pero lo cierto es que acomodarse debajo de una manta con una almohadilla térmica en tu abdomen puede ayudar a combatir el gas. Al igual que la menta, el calor puede tener un efecto antiespasmódico en el cuerpo y ayudar a que los intestinos se relajen en lugar de contraerse demasiado o demasiado, disminuyendo la sensación de dolor que a menudo acompaña el gas, según la Dra. Wakim-Fleming. Y no se preocupe de que estar acostado significa que su gas está teniendo que luchar contra la gravedad para salir, no hay ninguna diferencia, recuerda el Dr. Farhadi (aunque, como ya anotamos, levantarse y caminar un poco también puede ser útil antes o después de instalarse con una almohadilla térmica).

7. Y, por último, comprométase a mantener su consumo de fibra bajo control.
La fibra es una pieza clave de una dieta saludable y para el sistema digestivo. Aumenta el volumen de tus heces, lo que te ayuda a mantenerte regular en lugar de estreñirte. Pero tenga cuidado, ya que demasiada fibra puede hacerte gaseoso a medida que las bacterias en tu colon trabajan para descomponer este nutriente resistente, o, puede empeorar la situación especialmente cuando la culpable de la gastritis es una bacteria como Helicobacter Pylori.

Otros problemas de salud con síntomas similares

Los síntomas por problemas en la vesícula biliar no deben confundirse con condiciones más comunes como la gastritis (u otros problemas gastrointestinales).

Aunque es normal (menos en casos extremos) que los pacientes de vesícula biliar congestionada no presenten síntomas, estos pueden incluir:
• dolor abdominal en la parte media superior del abdomen,
• fiebre,
• ictericia (intensa coloración amarillenta de la piel y los ojos),
• pérdida de apetito,
• vómitos,
• heces de color arcilla.

Las condiciones para el desarrollo del problema de depósitos en vesícula biliar si pueden ser bastante más distintos, ya que incluyen enfermedades como la diabetes, vesícula biliar congestiva, cirrosis hepática biliar vacía o infecciones del tracto biliar, y el uso de medicamentos hormonales o reductores del colesterol.

Una condición con unos pocos síntomas similares es la diverticulitis, entre cuyos signos más comunes se incluyen:
• dolor intestinal (abdomen inferior, generalmente izquierdo),
• sensibilidad intestinal (abdomen inferior),
• fiebre,
• elevado recuento de glóbulos blancos en la sangre,
• estreñimiento o, a veces, diarrea.

Otras afecciones que podrían causar algunos de los síntomas descritos (aunque mucho menos probables), son la presencia de cálculos renales, apendicitis, una obstrucción en el intestino, un tumor en el abdomen.

Es de gran importancia que evite auto diagnosticarse, ya que correrá el riesgo de sugestionarse y creer que su condición contiene todos los síntomas de uno y otro problema. Podrían ocurrir incluso que desarrolle síntomas de alguna enfermedad por estrés que puede llevar a trastornos de ansiedad. Consulte siempre con su médico.


Fuentes consultadas:
-
Gas and gas pains
/ Mayo Clinic.   
-
Gastritis overview / Verywellhealth.    
-
Gastritis Diet: Foods That Heal and Foods to Avoid / University Health News.  
-
Gastritis medication / University Health News. 
-
Why does my stomach hurt? Possible causes of abdominal pain / Netdoctor  
- Is It Gas Pain or Something More Serious / Everyday Health  
https://www.everydayhealth.com/digestive-health/is-it-gas-pain-or-something-more-serious/
- What Is Gastritis? /  Healthcommunities.    
-
Gastritis, Stress-Induced (*) / nih.gov.     
-
Stress and Gastritis: How are They Related? / Exploringyourmind. 
- Magenschleimhautentzündung: Symptome / Apotheken.
- Chronische Gastritis / Amboss.
- Magenschleimhautentzündung / Apotheken Umschau.
- Gastritis: Wie erkennt und behandelt man eine Magenschleimhautentzündung? / Berlin Stadtportal.


Imagen de cabecera: derneuemann (CCO sin atribución requerida)

Artículos relacionados:
- ¿Qué es la gastritis?
- Trastornos del aparato digestivo.
- El lado desconocido del estrés.
- Afecciones comunes del aparato digestivo.
- Gases intestinales.
- Flatulencia: causas, prevención y tratamiento.
- Omeprazole: como tomarlo (sin engordar)
- Gastritis: como curarse (antes de ir al médico)
- Tengo diverticulitis, gastritis o intestino irritable?



(*) NdE

Hay pruebas formales de gastritis inducida por stress.

Un trabajo de los investigadores medicos Rishi Megha y Peter P. Lopez (Michigan State University) muestra que hay casos de gastritis inducida por stress, provocada por la disminución de la resistencia de la mucosa de los radicales tóxicos.
Esto ocurre como respuesta del cuerpo al estrés que resulta en la disminución de la renovación gástrica, lo que lleva a la atrofia de la mucosa gástrica. El flujo de sangre al estómago disminuye y hace que el estómago sea más propenso a la ulceración ácido-pepsina, así como a la secreción de hiperácidos.

Los casos más claros de gastritis inducida por el estrés generalmente son aquellos donde el estrés ha sido provocado por evento fisiológico estresante reciente, como politraumatismo grave por una colisión significativa de un vehículo motorizado o una caída que resulta en múltiples huesos rotos. La gastritis inducida por estrés también puede ser provocada por una enfermedad grave, como una neumonía dependiente de un ventilador o un infarto de miocardio masivo. Los pacientes pueden presentar gastritis por estrés después de una cirugía mayor. Pero es claro que si se producen efectos de cambios fisiológicos provocados por el estrés que terminan causando gastritis.
Falta determinar con precisión cuanto de esto se aplica ante el stress cotidiano, si aplica, pero si el probable que pacientes que presentan estrés intenso y crónico tienen riesgo de desarrollar gastritis.
Es pertinente mencionar que ya es conocido como algunas formas de estrés psiquiátrico, como la depresión mayor no tratada, pueden causar gastritis por estrés.

El examen físico puede mostrar signos vitales estables o inestables, dependiendo del motivo provocador del estrés. Si un paciente se ha sometido a una cirugía mayor, por ejemplo, los signos vitales pueden ser estables; sin embargo, el efecto en otras zonas del cuerpo todavía puede ser grande y llegar durante el período más inmediato de recuperación.

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

FUENTE

PT – THP
SALUDyTecnologia

AVISO

ESTA NOTA NO CONSTITUYE SUSTITUTO AL ASESORAMIENTO DIRECTO POR UN PROFESIONAL DE LA MEDICINA.

Toda la información contenida en SALUDyTecnologia tiene carácter informal y está únicamente destinada a dar información general para el aumentar conocimiento público sobre las ciencias de la medicina.

Le recomendamos consultar con un profesional de la medicina para aclarar sus dudas en relación con su estado de salud o el de cualquier persona.

EN NINGÚN CASO DEBE TOMARSE ESTA INFORMACIÓN COMO RECOMENDACIÓN MÉDICA.



Comentarios

0 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Salud > Especialidades médicas > Ir al principio  




ENCUESTA
La conexión de internet en mi hogar se cae...
  
  
  
  
  
  
Ver resultados
Yolk Visual









CAVEDATOS
Ayuda al Paciente Oncológico
TuComiquita.com
Home | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2018 Tschernig' Desarrollado por: