Tecnología Hecha Palabra > Entretenimiento > Record Report > Eventos >
Rating: Rating: 4.6 - Votos: 8
31/05/2014
La Máxima Felicidad ...el estreno
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Facebook Twitter Google RSS

a La Máxima Felicidad del célebre dramaturgo Isaac Chocrón, fué llevada a cabo ayer, en el Teatro Santa Fe, torre Colegio Médico, de Caracas. Bajo la dirección de Nelson Lehmann, la Producción Ejecutiva de Image Producciones y con el elenco: Mayte Parias como Perla, Jornell Ariza como Leo y Gonzalo Cubero, como Pablo. Mis esfuerzos apuntan a formar un espectador consciente, analítico, profundo, versado en el juego teatral, uniéndome en el análisis de los creadores y sus propuestas, siendo esto mi principal fuente de información.
Por: Julio C. Alcubilla B.
Mail: julio.c.alcubilla@gmail.com
Twitter: @editorglobal
Telf. +0412-200.53.90 (Venezuela)

En tal sentido, recordar los hechos que motivaron al connotado dramaturgo y escritor Isaac Chocrón, en el desarrollo del texto de La máxima felicidad, nos llevan a una confesión que Chocrón declarara en los 70... "Probablemente, mi defecto como dramaturgo, es que busco situaciones escandalosas y esas situaciones impiden que la gente vea lo que estoy tratando de decir" .La máxima felicidad fue estrenada en 1974 en Caracas por El Nuevo Grupo, bajo la dirección de José Ignacio Cabrujas, posteriormente fue montada en Nueva York y México. Siguiendo el tema develado en anteriores montajes con especial énfasis en su obra Okey, en la cual se daba comienzo a un nuevo orden expresivo dentro de la dramaturgia venezolana. Propone una nueva tendencia inspiradora de un cambio en el juego escénico,  que pone de manifiesto a la conducta y existencia individual del ser humano; dentro  de su cotidianidad envolvente y muchas veces opresora, catapultado los elementos básicos del drama tradicional: tema, trama, caracterización y simbolismo.


Se experimentaba un regreso del dramaturgo por el teatro realista, en el  comunicar ideas y en la creación de personajes realistas, quienes llevan a cabo las ideas del autor. Chocrón analiza el rol de la mujer en la sociedad, develando sus dramas, con el peculiar análisis del universo femenino, que se erige portavoz de la soledad compartida... "No me siento misógino, pero tampoco feminista" declara Chocrón. El dramaturgo esboza el juego del amor angustiado dentro de un estado ansioso de soledad estacionaria, que a modo de espejo habita en personajes desencadenantes".

Dentro de ello, se compromete a su vez por presentar u ofrecer situaciones y no resolverlas, permitiendo que el lector o espectador, llegue a sus propias conclusiones, entre el rol que desempeña el hombre y la mujer en la sociedad. Este enfoque nos permite viajar como espectadores al teatro de la crueldad...recordemos a Antoine Marie Joseph Artaud comúnmente llamado Antonin Artaud, el cual muere en París en 1948 y nace en Marsella, en 1896. Poeta, dramaturgo, ensayista, novelista, director escénico y actor francés; Artaud creía que el Teatro debería afectar a la audiencia tanto como fuera posible, por lo que utilizaba una mezcla de formas de luz, sonido y ejecución  de perturbadora lectura. No admitía el sadismo como planteamiento escénico, más bien lo propone como energías vitales de la vida. En tal sentido, Chocrón intenta alcanzar la subconsciencia del espectador, para liberarlo de sus temores y ansiedades, que por lo general han sido suprimidos o castrados por la sociedad y verse a sí mismo tal cual es.

Analizando el texto de La máxima felicidad los diálogos escuetos, siempre desprovistos de adjetivos superfluos,  proponen un ritmo que ha de mantener al espectador en una visión dinámica, para muchos catártica, en la que se observan seres enajenados, aislados del resto de la humanidad. Dentro del mismo contexto, los personajes chocronianos de La máxima felicidad, nos acercan al héroe o a la imagen que mayormente cala en la conciencia colectiva del espectador, la misma suele ser de inferior inteligencia y al mismo tiempo, se alimenta de la energía del público, haciéndose superior en la escena.

Chocrón nos muestra las modernas relaciones humanas, siempre caracterizadas por la violencia, frustración, ira y desilusión. En tal sentido, La máxima felicidad es una continuación del estudio de la condición humana presentada en obras anteriores. Los tres miembros de la nueva familia incluyen a Pablo de "cuarenta años bien vividos", a Perla de "veintitantos años mediocremente vividos" y a Leo de "diecinueve o veinte años demasiado vividos". Estos personajes, nos hacen recordar la formación de la nueva familia en su obra Okey, a  Mina, Franco y Angela, quienes deciden  formar una unión, que termina en el desastre psicológico y afectivo. En el caso de La máxima felicidad, un triángulo amoroso bisexual, se enfatiza en su convivencia, por la persistente queja hacia PABLO, el homosexual que ha de rallar en la divinidad por el crisol de su intelecto y sus placeres de una vida pasada,  el más viejo, la voz de la experiencia y de los arquetipos culturales... LEO, la juventud deseada, evidenciada, desenfrenada matizada por su bisexualidad y desprejuiciada. Nos ofrece un personaje que ha de ser en la escena: seductor, catapulta del deseo y de la virilidad mostrada, que nos atrapa... Ambos personajes, se unen y necesitan a PERLA, la mujer, la feminidad que conquista, la piel que se roza y desea, la siempre madre, el ama de casa, la hembra que ha de ser objeto, inocencia, musa de amor, de claridad y el equilibrio. LEO y PERLA, prefieren vivir la felicidad sin analizarla; como LEO le dice a PABLO, "En vez de dejar que la cosa sucediese, comenzaste a pontificar, a resumir, a convertirnos, en...". "En un lindo experimento"...

El Dramaturgo Isaac Chocrón


Lo destacable ... lo revisable
La escenografía, de Ramón Pérez Pina, minimalista, simple, contemporánea, cálida, acentuada por los tonos blancos, mobiliario incidental, uno que otro elemento clásico y libros que sirven como base al clima intelectual de la puesta... Acertado trabajo de distribución del espacio escénico, el cual permite al espectador entrar en el juego cercano del desarrollo de las acciones; los elementos de utilería pensados como evocaciones e hilo conductor de la trama.

La iluminación, de la mano de Gerónimo Reyes, induce al espectador a la intimidad reflexiva. Su calidez envolvente nos traslada a una cercanía táctil, nos provoca ser parte del espacio escénico, nos permite el inside. Estos elementos conjugan con la musicalización y el diseño sonoro, de Nacho Huett, que destaca al brindarnos un viaje armónico de sensaciones envolventes. Los temas seleccionados son recurrentes de nuestra memoria sensitiva, como recurrentes es nuestro estado de ánimo al escucharlos...pues nos provoca esa sensación placentera, por momentos visceral... El vestuario, portavoz de una paleta coordinada, acentuada por tonos frios, creado por Raquel Ríos, propone en su tesitura profesional, énfasis de lo poético-bohemio en los roles de PERLA Y PABLO, y lo contemporáneo reaccionario, de lectura mundana, un poco apegado a las barriadas latinoamericanas,  en LEO. El vestuario expone una concepción sin estridencias, pero por momentos es persuasivo... En definitiva, una puesta en escena que se concibe como marco de un devenir de acciones, desde una perspectiva más existencialista que realista. 


El trabajo de dirección, destaca por su construcción escénica, por su intencionalidad del juego lúdico expresivo, entre el verbo y la palabra. El elenco y la propuesta del dramaturgo, se intuye en la energía sensitiva de Nelson Lehmann. Sin embargo revisable en cuanto a la escogencia del casting y planteamiento expositivo de la voz o el buen verbo en la escena. Por momentos, aislados pero contundentes, la proyección de la voz de unoi de los personajes, desnivela hasta llegar a la disolvencia. Entendemos su concepción depurada en el concepto, lo cual será despejado en una siguiente entrevista exclusiva, que sostuvimos. Lehmann, en la misma, crece por su conocimiento de la resolución actoral, por el esfuerzo para lograr el buen verbo y gesto y la escogencia del elenco en su trayectoria,  al menos en dos de sus integrantes.

Aquí debo exponer algunas consideraciones: Mayte Parias, PERLA, sin duda alguna el rol mejor logrado, convincente, asertiva, su feminidad envolvente hace eco de su temperamento actoral. PERLA mantiene al espectador en un hilo conductor dentro de la trama, comprometido, conduciendo en sus acentos expresivos sensuales, inocencia y dominio escénico. En la manera de proyectar su voz,  permite en muchos momentos, que el espectador sea cómplice de su juego actoral. PERLA, nos hace querer tocar su piel, amar su feminidad y hasta proteger su maternidad... Un trabajo para releer y recordar... 

Jornell Ariza, LEO,
sin duda alguna joven figura y promesa en evolución; éste LEO de Ariza, pudiese revisar su consolidación escénica partiendo del énfasis de su expresión sexista, ser más erótico, reflejar y despertar en el espectador o espectadora, el deseo. Depurar en el verbo sus acentos y proyección, revisable por igual, en sus desplazamientos escénicos, quizás pudiesen ser más pélvicos, con proyección hacia adelante. Si entendemos que estamos frente a un rol de un hombre joven de notorio atractivo, escasa cultura, destacable por su virilidad, reflejo de un individuo más vernáculo que bohemio, el cual en el texto, Chocrón, se identifica como un ser lujurioso, dado a la conquista sexual de cualquier género, incluso se deja entrever a un gigolo latino, pero débil al mismo tiempo, pues reconoce carencias afectivas. LEO, en tal sentido, podría ser más convincente en sus acercamientos físicos, con PABLO y con PERLA, si comprendemos que su juventud es evocación de atractivo masculino anteriormente manifestado. Sin embargo, esta máscara de hombría desvalida, sexualidad o virilidad poco manifiesta, contrasta por el temple escénico de un actor que intenta comprometerse y de lograr su trabajo. Aunque concluyamos que debe alcanzar mayor experiencia y que al mismo tiempo, aceptar, que se proyecta con distinguible desarrollo para mejores éxitos.


Gonzalo Cubero, PABLO,  actor de teatro, cine y televisión, considerado un maestro de actuación, uno de nuestros importantes valores de la escena teatral y cinematográfica, para éste montaje de La máxima felicidad, pudiese entenderse que no está en casting o su personaje amerita en la interpretación, ser menos heterosexual. Al analizar su gestualidad, desplazamiento escénico, en el texto reflexivo o intimista del personaje, su expresión en los parlamentos que son necesarios identifique su condición con el hombre a quien ama, debe propiciarle un trabajo más efectista o enmarcado en una atmósfera más intensa, comprometida con el rol de un homosexual intelectual divino. Sus expresiones deben ser menos conservadoras, quizás ser más perverso en sus afirmaciones, cuando el hombre joven que es objeto de su pasión se le aproxima... Cubero nos demuestra su condición de extraordinario talento y recorrido profesional, pero desdibujado en éste rol, pues se impone su enervante masculinidad... hizo falta un beso comprometido, un gesto debelador de la condición de su personaje, mojarse en el calor de la realidad que lo rodea. Por otro lado, el PABLO de Chocrón en su bisexualidad, se erige como eje y pivote de la escena, como moderador intelectual, como catapulta de las emociones en el juego actoral de los otros... no solamente, como instrumento del verbo aprendido, sino como la semblanza del gesto que ha de ser asumido...  dentro de un trío de dos hombres con una mujer.  Debe llevar al espectador en su juego entre verbo y gesto, a la persuasión en el ritmo con cierto atrevimiento: ser divertido, mordaz, reflexivo y de fácil lectura de una homosexualidad o bisexualidad en la escena.

Es probable que la intención de éste resultado, se acune dentro de la interpretación, de que ésta obra fué montada por vez primera en los años 70, cuando la bisexualidad u homosexualidad, más que censurada (pues aún hoy en día, aunque se presume aceptarla, por igual se censura), era un tema que no podía ser presentado... un tema oculto. Pero el teatro, la dramaturgia y el talento en las artes esscénicas, debe evolucionar y comprender que hoy se dirige a un nuevo público. El cual, si bien es cierto, precisa ser educado en el arte teatral a profundidad, no es menos cierto, que su covivencia es más libre, menos conservadora y progresista...que precisa ser impactada a través de un lenguaje textual reconocible y caracterizaciones expresivas que se conecten a su realidad.

Las entradas para esta producción, que permanecerá en cartelera hasta el 27 de julio, los sábados a las 8:00 p.m. y los domingos a las 7:00 p.m., pueden adquirirse a través de www.ticketmundo.com o en la taquilla del teatro Santa Fé, ubicado en la, Torre del Colegio Médicos del Distrito Metropolitano de Caracas, Av. José María Vargas, Santa Fe Norte



Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Facebook Twitter Google RSS

FUENTE

Lic. Julio C. Alcubilla B.- ARTES ESCÉNICAS
RecordReport en THP



Comentarios
0 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Entretenimiento > Record Report > Eventos > Ir al principio  




ENCUESTA
Además de comunicarme, el principal uso que le doy a mi celular es...
  
  
  
  
  
  
  
Ver resultados






Yolk Visual





CAVEDATOS
TuComiquita.com
Ayuda al Paciente Oncológico
Home | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2020 Tschernig' Desarrollado por: