Tecnología Hecha Palabra > Entretenimiento > Record Report > Cine y Video >
Rating: Rating: 4.5 - Votos: 2
13/04/2018
Antídoto de Spielberg para a generación millennial: Ready Player One
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

Steven Spielberg hace suyo el material original de la novela de Ernest Cline en un film de aventuras de espíritu ochentero pero dirigido a un público totalmente actual.

Es difícil imaginar alguien más indicado que Spielberg para llevar al cine la novela de Ernest Cline.  Ready Player One, antes que presumible taquillazo, fue un fenómeno editorial en toda regla. Reformulación de algunos de los tropos narrativos de la era de la distopía  young adult adaptados a la voz de alguien obsesionado con la cultura pop de los ochenta. Siete años después de su publicación, el libro ha pasado de ser un best-seller a ser un  long-seller con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

Cline se dio a conocer en  slams poéticas de Austin, Ohio, gracias a  fantasías verso en las que hablaba de onanismo y filias sexuales relacionadas con sus vastos conocimientos de la década en la que fue adolescente. La popularidad de poemas como  Dance, Monkeys, Dance o  Nerd Porn Auteur le llevó a autoeditarse un libro llamado  La importancia de llamarse Ernest, al que siguió un álbum - The Geek Wants Out- y un guion titulado  Fanboys, que se convirtió en película en 2009.

En todas ellas el motor era el mismo: Cline, encantado de conocerse, escribía sobre  geeks inadaptados obsesionados con la cultura pop de los setenta-ochenta, décadas influenciadas por una concepción del cine que ayudó a crear, entre otros, Steven Spielberg.

Ahora el Rey Midas de Hollywood convierte la autoproclamada 'biblia de la cultura pop' de Cline en una aventura generacional. Pulido el material original, vuelve a demostrar que su poder como narrador audiovisual sigue intacto. Bien es sabido que  una película regular de Spielberg es mejor que la mejor película de la mayoría de realizadores contemporáneos.

Nostalgia acrítica para tiempos críticos

"Miré a mi alrededor, preguntándome por qué Halliday, que siempre se había lamentado de una infancia desgraciada, había llegado a sentir, con el tiempo, nostalgia de ella. [...] Me fijé en el aparatoso televisor Zenith y en la Atari 2600 conectada a él. [...] Junto a la Atari había una caja de zapatos con nueve cartuchos de juegos." Ernest Cline. Ready Player One.

En un planeta asolado por la hambruna y la falta de recursos naturales y económicos, la gente vive permanentemente conectada a un universo virtual llamado Oasis. Un día, su creador fallece emitiendo un comunicado: ha escondido un Huevo de Pascua en el interior de la vasta realidad virtual y quien lo encuentre heredará la propiedad del juego, el recurso económico más importante del mundo. Cinco años después del anuncio, un joven llamado Wade Watts encuentra una pista que podría acercarle al premio gordo, pero una mega corporación intentará impedírselo.

Esta es, básicamente, la premisa de  Ready Player One. ¿Y la nostalgia? Pues bien: para conseguir el Huevo de Pascua uno tiene que conocer todos y cada uno de los detalles de la vida de su creador, fan del cine, la música y los videojuegos de los ochenta. Alguien como Ernest Cline.

Consciente del discurso inevitablemente conservador de quien trafica con la nostalgia, Steven Spielberg ha reinterpretado en su justa medida el discurso de Ernest Cline para adaptarlo a su cine. Ha convertido una distopía juvenil que abanderaba la soflama del 'todo pasado fue mejor', en una aventura marca Amblin que suprime los aspectos más turbios del libro para convertirlo en una suerte de odisea multireferencial que acaba entonando un 'disfruta del presente'. Algo que sienta bien al universo creativo que comparten ambos.


Hache y Parzival dispuestos a salvar Oasis

Es más, donde la original retrataba las andanzas de un joven que asimilaba la cultura de una generación que no era la suya, sin interpretarla, citándola y adorándola lo suficiente como para que esta le recompensase, Spielberg realiza una pirueta digna de elogio. Pasa del acriticismo y el guiño absurdo a la expiación de sus propios referentes. De ahí que brillen constantemente secuencias que aluden al manejo de nuevo niveles expresivos de clásicos contemporáneos -no serán pocos los que vean en la secuencia dedicada a  El resplandor toda una declaración de intenciones-.

Por el camino, otros intentos de mejorar la novela de Cline se nos presentan inteligentes pero no funcionales. Es clara la voluntad de Spielberg por deshacerse del egocentrismo que empapaba cada frase de la novela, delegando el protagonismo y convirtiéndolo en un relato más o menos colectivo. Pero los intentos valen más por su voluntad que por su efectividad en pantalla.

Esto se debe a que la jugada pasa por sostener el relato en base a estrategias demasiado obvias.  Ready Player One abunda en personajes secundarios desdibujados, compañeros del protagonista que solo se definen por su acento, edad y etnia, agujeros de guión rellenados con tropos tan manidos como el de la dama en apuros, villanos sin razón de ser  -incomprensible el tridente de malvados planteado-, y relatos de amor sin química pero con cierto machismo inherente -Tye Sheridan y Olivia Cooke lo intentan pero nada-.


Parzival, héroe de 'Ready Player One'

Un mundo en el que ser otro

"PARZIVAL: Esto es Oasis. Aquí no somos más que pura personalidad.
 ART3MIS: Permíteme discrepar. Todo lo que tiene que ver con nuestra personalidad está filtrado por nuestros avatares, que nos permiten controlar qué aspecto tenemos y cómo sonamos ante los demás. Oasis nos permite ser quien queramos ser. Por eso todo el mundo es adicto a él."

 Ernest Cline.  Ready Player One.

Como decíamos, Oasis funciona mucho mejor en manos de Spielberg que en manos de Cline, aunque solo sea a nivel formal. La novela se empeñaba en disimular su escasa habilidad narrativa con miles de referencias y discursos en torno a los ochenta. La película responde a la falta de talento con concepción  spielbergiana del espectáculo, prodigiosa a nivel de soluciones visuales que sitúan  Ready Player One por encima de la media del blockbuster actual.

Sin embargo, asumiendo que funciona estupendamente como entretenimiento, se hace difícil no ver en ella como un cine acartonado debido a su desarrollo poco original y a un subtexto que permanece inalterable, -más allá de mostrarse vacuo en sentido emocional-. Hablamos del discurso en torno al significado último de Oasis, una droga virtual global y capitalista.


Avatares de los héroes de Ready Player One en Oasis

Ready Player One es la batalla de unos jóvenes que quieren mantener público lo que les evade de la realidad, frente a una empresa que quiere privatizarlo. Pero en ningún caso es un debate sobre la vigencia o no de dicha realidad virtual, o la urgencia de atajar los problemas de un mundo preapocalíptico, pobre y desigual que puede seguir siéndolo.

Spielberg se siente cómodo empoderando a una generación, alentándola a la lucha armada, para sostener un mundo en el que puedan ser otros pero no para ser otros en su mundo. Y cuando lo intenta fracasa por su tono impostado.

Resulta curioso que  Ready Player One se alinee  con otros  young adult al plantear la aventura en términos jugables, pero se muestre más endeble en su discurso que otros relatos mucho menos capaces.

Allá donde  El corredor del laberinto o  Los Juegos del hambre llevaban a sus jóvenes protagonistas a hacer la revolución para acabar con unos juegos que los oprimían,  Ready Player One plantea una revolución para perpetuarlos. Y, sin embargo, luego intenta armar una moraleja que suena artificial cuando nos recuerda que solo 'la realidad es real'. Invitación a la generación millennial a postergar la lucha por su futuro y sus derechos un día más. Después de la última partidita.


Tye Sheridan es Wade Watts en 'Ready Player One'

Encuentre más del mismo autor en eldiario.es.

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

FUENTE

Francesc Miró (*) - eldiario.es
eldiario.es



Comentarios
0 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Entretenimiento > Record Report > Cine y Video > Ir al principio  




ENCUESTA
¿Cuánto tiempo puedes estar sin tu celular?
  
  
  
  
  
  
  
Ver resultados
Yolk Visual









CAVEDATOS
Ayuda al Paciente Oncológico
TuComiquita.com
Home | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2018 Tschernig' Desarrollado por: