Tecnología Hecha Palabra > Ciencia > Leyenda > Notas Lúcidas >
Rating: Rating: 5.0 - Votos: 2
23/08/2012
Pirámides, piramitos y piramidiotas (Parte 2 de 2)
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

Pirámides, piramitos y piramidiotas (parte 2 de 2) - Lea la primera parte aquí.

Piramitos y Piramidiotas

Parecería que una fuerza motriz tras el deseo de mezclar medidas con profecías bíblicas, que llevó a muchos autores británicos del siglo XIX a atribuir una importancia injustificada a la Gran Pirámide, fue la repugnancia por el sistema métrico de medida, introducido tras la Revolución Francesa. Los británicos poco auto-respetados y temerosos de Dios iban a tomar este ejemplo de caída de la pérfida Rana atea. (Los lectores de edad media o avanzada pueden tener cierta simpatía con esta visión.)

Entre los primeros en señalar este problema fue un editor retirado, John Taylor, que creía que las pirámides habían sido construidas por Noé, siguiendo las especificaciones de Dios, y que decidió que 25 pulgadas era el tamaño del codo bíblico.

Taylor fue el primero en darse cuenta de que las dimensiones de la Gran Pirámide sugerían que los egipcios tenían conocimientos de la razón pi (la razón de la circunferencia de la pirámide a su altura da con bastante precisión la razón 1/2pi). Como era conocido que los egipcios no habían desarrollado las matemáticas a nivel teórico hasta ese punto, esto convenció a Taylor de que la Pirámide era de inspiración divina y presentó un auténtico problema para los eruditos más inclinados a la ciencia.

Una posible explicación que se ha adelantado es que, si los egipcios usaron un tambor rodante para medir largas distancias, entonces pi habría sido parte de su cómputo de una forma bastante fortuita y los egipcios habrían descubierto la razón sin ser conscientes del hecho.

Sea cual sea la verdad del tema, Taylor, que fue un partidario de la proposición de que los británicos eran descendientes de las Tribus Perdidas de Israel, estaba convencido de que la Pirámide había sido construida por estos proto-británicos. Obviamente los egipcios no pudieron hacerlo, ya que eran peores que los franceses.

Las ideas de Taylor fueron aceptadas por no menos que el Astrónomo Real de Escocia, Charles Piazzi Smyth. (El verdadero misterio en esta historia es cómo alguien con un segundo nombre que suena tan extranjero pudo ser Astrónomo Real.) Smyth había sido alumno de Sir John Herschell y, como Herschell y Taylor, se opuso al uso del sistema de medida métrico, lo que puede ayudar a la hora de tener en cuenta algunas de las extraordinarias teorías que planteó más tarde.

Al encontrar que una de las piedras de la envoltura de la Gran Pirámide tenía aproximadamente 25 pulgadas, igual al codo de Taylor, Smyth decidió que la pulgada (un vigésimo quinto de codo y aproximadamente la diezmillonésima parte del radio polar de la Tierra) debía haber sido la unidad divina de longitud. Cuando se descubrió que la piedra original estaba un poco por encima de 25 pulgadas (25,025 de hecho), Smyth propuso que la "pulgada Pirámide" de 1,001 era la auténtica unidad divina (la unidad británica presumiblemente terminó por gastarse un poco en el bolsillo de alguno de los de la Tribu Perdida).

Por supuesto esto sirvió como prueba de que el sistema de medida británico estaba inspirado por Dios, lo que era un golpe directo a esos sucios franceses. Smyth usó la pulgada pirámide y otras medidas hechas en la Gran Pirámide para calcular la densidad de la Tierra, su población y, por lo que sabemos, el ganador de la tercera de Ascot.

Es obvio que, dado el número de medidas que se podrían hacer en una descomunal estructura como la Gran Pirámide, y con unas ideas preconcebidas adecuadas, se puede llegar a la respuesta que uno quiera. Esto es lo que hizo Smyth.

Su libro, "Our Inheritance In the Great Pyramid (Nuestra herencia en la Gran Pirámide)", contiene unas 600 páginas de estos cálculos y predicciones. El gran problema con toda esta teoría es que no se ha encontrado ninguna dimensión real de pulgada pirámide. Esto se puso de manifiesto cuando Smyth, en una visita a Egipto, encontró a un jefe de albañiles en una losa de piedra y le declaró que era el Estándar Divino. La "ciencia" de la Piramidología estaba ya firmemente establecida. Sobrevivió a la revelación de que uno de los seguidores de Smyth había sido capturado intentando convencer al jefe para que la hiciera más precisa y el descubrimiento de que las piedras que recubrían a la Gran Pirámide eran todas de distintos tamaños.

Con el mordisco firmemente entre sus dientes, Smyth y sus muchos seguidores, que incluían a los fundadores de los Testigos de Jehová, usando su Pulgada Pirámide decidieron que varias estructuras internas de la Gran Pirámide eran un registro de la historia pasada del mundo (naturalmente empezando en el 4004 a.C) y eso no era todo. Posteriores medidas demostraron que la historia futura del mundo estaba también contenida en las piedras. El final del mundo se predijo que sucedería en 1874, 1914, 1920 y 1925.

Como sucede con todas estas predicciones erróneas, cuando no tienen lugar revisa los datos para obtener una nueva fecha (ver Nostradamus). Lo que Smyth y sus seguidores estaban haciendo era retorcer los datos para lograr una salida preconcebida, una práctica que aún se usa por muchos seguidores de lo paranormal.

Smyth podía multiplicar cualquier dimensión por un número adecuadamente grande y llegar a una medida significativa, tal como la distancia al Sol derivada a partir de la altura de la Pirámide (481 pies x 1000 millones = 90 millones de millas). No muy preciso, y ciertamente no tan preciso como Dios o un viajero extraterrestre del espacio sabrían, pero ciertamente engañó a los clientes.

Desafortunadamente para Smyth, como primer personaje de fama egipcia, estaba cuidando a una serpiente en su pecho. Sus teorías, durante mucho tiempo gracias a su posición, fueron tratadas con un respeto que obviamente no se merecían. Uno de sus defensores más ardientes fue un ingeniero químico, que junto con su hijo, decidió refinar más las teorías de Smyth con medidas más precisas que necesitaban hacerse en el lugar. Los dos se pusieron a trabajar en el diseño de instrumentos más precisos para hacer las medidas lo más exactas posibles. Como esto llevó mucho tiempo, el ingeniero por fin decidió que era demasiado viejo para viajar a Egipto y su hijo fue solo. Llevó a cabo varias triangulaciones muy precisas del lugar y tuvo éxito al demostrar de forma concluyente que Smyth sólo decía tonterías.

El joven, Williarn Matthew Flinders Petrie, permaneció en Egipto para convertirse en uno de los egiptólogos más grandes de su época y ser considerado por muchos como el padre de la arqueología científica. Era, a propósito, el nieto del gran explorador de la línea costera de Australia, Matthew Flinders.

El hecho de que Smyth estaba equivocado no sirvió para disuadir de creer en sus predicciones y teorías a la gente, que continuó reciclándolas hasta hoy.

El poder de la Pirámide o mucho ruido y pocas nueces

Todo lo siguiente puede explicarse mediante la incapacidad de la gente para aceptar que las civilizaciones antiguas eran capaces de llevar a cabo trabajos importantes de construcción o que estas estructuras monolíticas eran intrínsecamente inútiles.

La siguiente fase en la saga de la piramidiocia deja el mundo de las pirámides tangibles y entra en el dominio de la forma piramidal. Más particularmente, miraremos el efecto de las pirámides en la jerga de la New Age, "energías desconocidas para la ciencia ", o euts como se referirán a ellas por razones tipográficas (por sus siglas en inglés).

Era probablemente inevitable que alguien, en algún momento, diese con la idea que la misma pirámide tenía algo que ver con el proceso de la momificación. Esta idea voló a la vista de las pruebas de cómo se llevó a cabo la momificación, incluyendo los registros dejados por los mismos egipcios, pero está de acuerdo con el pensamiento de aquellos que persisten en ver un problema que no existe.

Martin Gardner, en su libro de entretenimiento "The Magic Numbers of Dr Matrix (Los números mágicos del Dr. Matrix)", rastrea las primeras referencias a su idea en los primeros años del siglo XX. En esa época un "ocultista francés" como lo describe Gardner descubrió que un gato muerto podía momificarse tras ser colocado en una pirámide modelo. Como pareció que no era un gran reclamo momificar gatos en el siguiente medio siglo, no se realizó más investigación sobre el tema.

Entonces, a finales de los años 50, un checo llamado Drbal afirmó que una hoja de afeitar situada bajo una pirámide de cartón mantenía su borde más afilado de lo que cabría esperar.

Más tarde encontramos a varios actores de cine (que podrían muy bien ser descendientes de las Tribus Perdidas de Israel) afirmando ser capaces de meditar mejor cuando estaban sentados bajo una pirámide. Otros han afirmado que los alimentos almacenados en una pirámide mantienen toda su frescura, los deseos se convierten en realidad si los escribes en un papel y los colocas en una pirámide, las pirámides matan a las bacterias. Esto es un tema extraordinario, si es cierto, pero, ¿cómo es de cierto?

Vamos a tener en cuenta primero a las euts, si obedecen las leyes, y cómo una pirámide puede canalizarlas.

Siempre que se reta a un pseudocientífico o a un paranormalista a explicar algún fenómeno que la ciencia anuncia como altamente improbable, responde con las euts. Aunque no deseemos sugerir que no existen cosas como las euts, no estamos muy animados a creerlos por las afirmaciones que hacen.

Parece que pueden hacer cualquier cosa y no están gobernadas por ninguna regla en absoluto. Los defensores del poder de la pirámide han afirmado que las pirámides pueden mediante su contacto, momificar la carne, mantener la comida en su estado natural y afilar cuchillas de afeitar. Parecería para el observador casual que estas tres cosas acuden a tres aplicaciones distintas de la energía.

Momificar la carne presupone una capacidad de eliminar moléculas de agua; afilar una cuchilla requiere la capacidad de añadir moléculas; y preservar la comida significa mantener el status quo. Dado que el material del que está construida la pirámide no parece afectar a ninguno de estos procesos (están disponibles en cartulina, madera, poliestireno, cobre, policarbonatos, acero y muchos otros materiales) y que parecen no tener control sobre los sistemas, ¿cómo se determina el proceso requerido? ¿Pueden las euts decidir por sí mismas que el objeto de la pirámide es un gato muerto o una cuchilla de afeitar?

Si es así, y parece la única conclusión lógica para estas afirmaciones, entonces parece que estamos tratando con alguna forma de energía sensible. Este es un concepto extraordinario y requeriría pruebas mucho más persuasivas para su existencia que las que ofrecen los defensores. ¿¡Imaginas los problemas a los que se habría enfrentado Einstein si la gravedad pudiese pensar por sí misma!?

Ahora preguntamos, "¿Qué es lo que hay inherente en la pirámide que le permite canalizar esta energía cuando otros sólidos geométricos no lo hacen?" No hemos oído hablar del Poder del Cubo o del Poder de la Esfera (aunque este artículo puede generar tales pensamientos en algunas mentes - ya ha sucedido antes). La respuesta es que no hay nada en la pirámide que debiera darnos una razón para suponer que esta forma mantiene una posición privilegiada en el mundo de los sólidos. Es más probable que los defensores de esta falacia estén seducidos por los misterios de las pirámides egipcias y que como resultado han investido a esta forma con poderes místicos.

No hay razón para creer que las pirámides ejercen algún tipo de influencia sobre la energía, sea conocida o no por la ciencia. Esto, por supuesto, no importaría si hubiese ejemplos de evidencias que "probasen" lo contrario aunque hay muchas referencias en la literatura profesional de tales evidencias es difícil encontrar referencias a alguna prueba llevada a cabo adecuadamente que dan hechos en lugar de opiniones subjetivas. Aquellas pruebas que han sido llevadas a cabo mediante la metodología de doble ciego no agradaron a los defensores del poder de la pirámide.

En una cata de vino francés en la edición de invierno de 1987-88 de The Skeptical Inquirer, el vino almacenado en las pirámides se juzgó que no era distinto en calidad del que no había sido almacenado en ellas.

Los defensores del poder de la pirámide deberían retroceder ante la única regla que se sabe que obedecen las euts. Esta es la ley que afirma que "Ningún suceso paranormal ocurrirá en un lugar que contenga a un escéptico". Esta ley es más conocida por el título común de "El Escaqueo Psíquico", la cual explica muchas más cosas que los problemas de las pirámides para realizar su tarea.

Para concluir esta sección sobre el poder piramidal, deberíamos referirnos a la influencia del autor estadounidense y respetado escéptico, Martin Gardner, a nivel de creencia en esta improbable forma de energía. En un artículo satírico de la edición de junio de 1974 de Scientific American, Gardner realizó un número de escandalosas afirmaciones sobre el poder de las pirámides, que estaban siendo promocionadas por su personaje el Dr Matrix. Gardner estaba sorprendido por la cantidad de correo que generó tal artículo, de gente que buscaba más detalles sobre cómo podían ayudarles las pirámides.

Algunas de las irónicas afirmaciones de Gardner aún forman parte de la tradición popular de las pirámides, por lo que no te sorprendas si el poder del cubo o la esfera se convierten en fenómenos New Age en el futuro.

Aunque no hay nada particularmente misterioso en las pirámides, ciertamente han ejercido algún tipo de influencia en la imaginación de la gente durante milenios.

Meramente leyendo sobre cómo la gente de las primeras civilizaciones emprendieron las tareas de construcción y cómo los humanos modernos han arrancado los secretos de las piedras, atraen nuestros instintos románticos. Nos hace darnos cuenta de los extraordinarios logros físicos y mentales de los que es capaz la raza humana y ha sido capaz desde el principio de la historia.

También nos hace darnos cuenta de lo limitada que debe ser la imaginación de aquellos que no pueden sentirse orgullosos de los logros de nuestra especie y que deben inventar superseres a los que acreditar aquello que han hecho los humanos.

Como escépticos, no deberíamos sentirnos ofendidos por gente como Erich von Daniken, Charles Piazzi Smyth y muchos otros. Deberíamos tener compasión por su estrechez de miras y la mezquindad de su espíritu.

Recomendamos leer la primera parte de Pirámides, piramitos y piramidiotas aquí.

Autor: Barry Williams (13/07/1990). Enlace original en adam.com.au. Este artículo apareció por primera vez en The Skeptic 1988 No. 3. Barry Williams es presidente de Escépticos Australianos y tiene interés desde hace mucho tiempo en la egiptología.

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

FUENTE

Kanijo - cienciakanija.com / Barry Williams - adam.com.au
zz-Ciencia Kanija



Comentarios
karlita delgadillo - 13/02/2014 - 4:53:47 PM
me ayudo mucho esta pajina grasias.....

Roberto G - 23/06/2015 - 6:46:00 PM
Buen esclarecedor

2 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Ciencia > Leyenda > Notas Lúcidas > Ir al principio  




ÁREA DE USUARIO
Dirección de Correo

Password
¿Olvidó su Password?
Regístrese ahora
ENCUESTA
¿Que hace con más frecuencia con su celular?
  
  
  
  
  
Ver resultados








Home | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2017 Tschernig' Desarrollado por: