Retro Gaming: jugando en el túnel del tiempo
   Tecnología Hecha Palabra > Audio y Video >

En la Gamescom se puede encontrar lo último en videojuegos, pero también una sorpresa para los más nostálgicos: la exposición Retro Gaming, que propone echar un vistazo a los orígenes de esta industria millonaria.

En la Gamescom 2012, las colas delante de los expositores de Blizzard o de EA se alargan hasta lo indecible, y a pesar de que los tiempos de espera son desesperantemente largos, más y más gente se coloca al final, a la espera de ver lo más nuevo de sus compañías de videojuegos favoritas. No obstante, nada le tiene que envidiar a esta masificación la cantidad de gente que acude igualmente a otro rincón de la feria mucho menos avanzado tecnológicamente, pero igual de espectacular, laborioso, y probablemente, mucho más divertido: el rincón del Retro Gaming.

Un poco apartada del resto de la feria, la exposición Retro Gaming es una gran extensión que parece un viaje atrás en el tiempo, y a la vez, una isla de tesoros. Aparatos que parecen sacados de un baúl de los recuerdos, como consolas Sega Master System, Atari o Nintendo Entertainment System, u ordenadores como Commodore o IMS 5000IS, o máquinas de arcade y pinball donde se pueden disfrutar de todos aquellos juegos que a muchos de nosotros nos perdían cada vez que pasábamos por delante de aquellos populares locales rebosantes de gente, de monedas y de música estridente, repetitiva... Y mítica.

Rescate de un patrimonio casi perdido

Pac-man, el primer Street Fighter, Super Mario Bros, Pang, Donkey Kong... Para traer estos juegos de nuevo a la vida, y sobre todo, para hacerlos funcionar, se requiere buenas cantidades de trabajo e inversión. Y es que, irónicamente, cuanto más avanzada está la tecnología, más difícil parece ser echar la vista atrás y poder jugar a los juegos primitivos. Pero esto es posible gracias al empeño de los empleados del Museo alemán de Arte y Juegos Electrónicos (MEGA), con sede en la localidad de Alsbach-Hähnlein, en Hesse.

Gracias a ellos, muchos juegos que ya se creían perdidos han vuelto a la vida como testimonio de cómo empezó este negocio millonario que hoy mueve a las masas, y de cómo los juegos han evolucionado a la par de la sociedad. Canan Hastik ha sido la portavoz del MEGA en Gamescom 2012: "Sin duda, existe una ola de nostalgia, y este movimiento está recibiendo en estos momentos un gran impulso, no solo por la comunidad de jugadores, sino también por la comunidad científica."

Aprender de lo viejo para mejorar lo nuevo

A la hora de abandonar la exposición Retro Gaming, tras pasar unas hora jugando a las máquinas recreativas sin parar, resarciéndose de años de no haber podido jugar todo lo que se quisiera por falta de monedas en el bolsillo, uno se siente, de repente, vacío. Esa tecnología tan antigua es algo que no se volverá a experimentar, a no ser que se visite un museo o se conozca a un coleccionista con mucho dinero y buena voluntad.

La pregunta es inevitable: ¿merece la pena invertir tanto esfuerzo en estos juegos y plataformas? Canan Hastik lo tiene claro: "Definitivamente, merece la pena. Actualmente, estamos rodeados de tecnología moderna, y nos encontramos en una especie de estado de abstracción. Hace mucho tiempo que nos hemos olvidado del origen de los juegos, de cómo estas máquinas funcionaban antes. Y cuando queremos aprovechar al máximo los recursos de los que disponemos en esta tecnología con la que trabajamos cada día, debemos saber también cómo se comportaba la tecnología más antigua. Y la mejor forma de aprenderlo es a través de estos juegos."

Este año, por ejemplo, el MEGA ha "reconstruido" el juego T42 Tennis for Two, uno de los primeros juegos electrónicos de la historia, creado por William Higinbotham en 1958, en el que dos rayas y un punto móvil blancos sobre un fondo negro simulan un partido de tenis. El MEGA lo ha adaptado a plataformas como Xbox o iPod, y por ahora se puede adquirir en iTunes.

Las raíces, siempre presentes

Tanto este como otros juegos relanzados por el MEGA, como Scramble, Bomber Man o Paper Boy, son parte de un proyecto denominado "Power up the 80s!" ("¡Impulsa los 80!"), y gozan de gran popularidad entre la comunidad de la generación del Retro Gaming. Lo cual nos lleva a pensar que, aunque definitivamente existe un motivo práctico para devolver a estos juegos una vida que ya parecía acabada, como afirmaba Hastik, también hay un componente emocional.

La generación de los primeros videojuegos no olvidan sus orígenes. Y tanto ellos como Canan Hastik esperan que esto continúe, aún cuando esta generación comience a desaparecer. "Si nos descuidamos y no nos preocupamos de mantener y guardar los contenidos de los juegos intactos, sufriremos una enorme pérdida de información y conocimiento", declara Hastik. "Por ejemplo, desde el punto de vista de la cultura, estos juegos forman parte del fundamento del desarrollo social y político, y de muchos otros campos."

Una producción de Lydia Aranda Barandiain, con edición de Cristina Papaleo, para Deutsche Welle (www.dw.de)




   Tecnología Hecha Palabra > Audio y Video > Ir al principio  
ÁREA DE USUARIO
Dirección de Correo

Password
¿Olvidó su Password?
Regístrese ahora
ENCUESTA
¿Que hace con más frecuencia con su celular?
  
  
  
  
  
Ver resultados








Home | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2017 Tschernig' Desarrollado por: